La nieve obliga a 200 personas a permanecer en la estación de esquí Valgrande-Pajares (Asturias)