Las mujeres solo crean entre un diez y un veinte por ciento de los videojuegos