Ignorar a nuestro entorno por estar pendientes del móvil, una tendencia en aumento