Una caída de siete metros le convierte en multimillonario