Todo apunta a que el padre de los menores muertos en Getafe provocó el incendio