Los médicos hacen una reverencia en honor a un niño que donó sus organos