Un maquinista nos cuenta cómo le agredieron los graffiteros