Un manto blanco cubre Cuenca