La "manada" cambia la respuesta social ante los abusos sexuales