La costa malagueña abarrotada en el primer fin de semana de agosto