Trombas de agua, nieve y granizo sorprenden a los canarios