Una madre guineana lucha desde hace cuatro años para recuperar a su hijo