Una madre deja que un delincuente sexual tatúe a sus hijos