Son las más longevas del mundo y tienen un secreto