¡Comer por partida doble! Un lagarto de dos cabezas come su merienda con ambas bocas