Huye tras librarse de cuatro asesinatos alegando la “enfermedad de los niños ricos”