Las 'Kellys', "hartas" de la precariedad y la discriminación