Un grupo de juristas denuncia la ilegalidad de las expulsiones en caliente