El fiscal del juicio de Isabel Carrasco no quiere que las acusadas queden libres