El descuartizador de Majadahonda, al banquillo