Jackass ibéricos, golpes y patadas como diversión