Un infierno en 40 segundos; el tiempo en el que arde un árbol de Navidad