Los indignados, contra los derribos de Puerta de Hierro