España también podría ser foco de terribles incendios como el de Portugal