Toneladas de plástico arden sin control en una planta de reciclaje de Granada