Las previsiones “favorables” dan esperanza a los efectivos que luchan para perimetrar el fuego de Llutxent