La detención de Igor el ruso reabre las dudas sobre el crimen de los jóvenes de Susqueda