Los estibadores paralizarán los puertos pese a que quieren seguir negociando