Ocho hospitales madrileños en pie de guerra