20 horas en casa con el cuerpo de su hijo fallecido porque no tenían dinero para pagar a la funeraria