La mujer del presunto asesino de Alzira no se separó de él, al parecer, por motivos económicos