Esta es la historia viral de una abuela, una agenda y el cariño de un nieto