Cortegana siempre ha vivido con miedo por culpa de los hermanos Montoya