Los guardias civiles aseguran que fueron atacados en Algeciras tras identificarse como agentes