Un grafitero cambia el spray por la bayeta tras ser pillado por la Policía