La nueva palabra de belleza, las “gordibuenas”, defiende las figuras con curvas