Gerona quiere multar las conductas que perjudican la imagen de la ciudad