El gasóleo, por las nubes