Dos años con unas gafas tatuadas tras una noche loca