Los incendios de Lorca y Cieza han arrasado más de 600 hectáreas