El fuego llega hasta las puertas de las viviendas de Pollensa