La difícil convivencia entre los niños de una escuela y el turismo masivo en Barcelona