La firma de ropa Suit Supply desata la polémica con su nueva campaña