Las familias del asesinato por violencia de género se pelean por la custodia