La Familia Real cambia de escenario para su tradicional posado en Mallorca