La desaparición de una familia al completo mantiene en jaque a la policía francesa