Los falleros trabajan a contrarreloj para llegar a tiempo a la plantá