El expediente de la UCM apunta a un posible delito por la acumulación de cadáveres