300.000 euros tras 25 años de calvario