Un estudio vincula un gen del proceso de envejecimiento con el cáncer de la sangre